Si te declaras ateo sin poder demostrar el origen de la vida, cometes un atentado contra la Lógica.

Si te declaras creyente intentando utilizar algo que no sean los sentimientos, cometes un atentado contra la Lógica.