Reflexiones (mías y ajenas) II

Si no eres capaz de expresar una idea con formulación matemática, es entonces cuando puedes escribir un poema.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *